28 diciembre 2005

El orden, según Sirvent

Josep Maria Sirvent. Escultures (obra recent) - Sala Pelaires

Cabe etiquetar a Josep Maria Sirvent (Llívia, Gerona, 1957) como ante todo un profesional. En las artes plásticas, como en lo demás, el gusto o la forma de concebir la función del arte condicionan que un autor nos interese más o menos; pero la profesionalidad tiene un cálculo objetivo, que en Sirvent se añade abrumadoramente a su enorme valor como creador. Su estilo se asienta en criterios muy firmes y en una gran minuciosidad en el diseño y en la ejecución. Con el lliviense nos hallamos frente a un lenguaje rotundo, arraigado en solideces milenarias: las estacas graníticas de los cercados de su tierra natal, el románico, el arte talayótico o el celta, que vemos reflejados en sus colosales templos y altares. En Baleares, Sirvent es un nombre imprescindible a la hora de colectivas como la que estos días alberga el Espai Llull. Ahora se cumplen dos años de su magnífica exposición en la Lonja en 2003-2004, que luego recorrió Madrid, Andorra, Cerdaña y Burdeos.

Las piezas de este cerdañés afincado en Santa María del Camino crean un espacio propio necesario: el espacio, digamos por tanto, brota de las manos de Sirvent con su componente trascendente y sagrado, pero también como medida de humanidad. Lo que nos dice la obra de Sirvent es el afán por someter la materia a los designios del hombre; un afán que es objetivo plástico, pero que expresa también no menos que la esencia de la existencia. Mientras los mármoles y granitos muestran siempre el rastro de su origen salvaje y la huella de las costosas operaciones de que se compone su laboreo (barrenado, fracturas, patinado), el metal impone la geometría más minuciosa. El resultado opone las tensiones de lo natural a lo manipulado, y con mucha frecuencia la captura y prisión de lo impremeditado por parte de un pensamiento que pone manos a la obra. Si las piezas de mayor formato sugieren lo trascendente, las piezas de menor tamaño que expone Pelaires nos hablan de la delicadeza del herrero-orfebre, del calor de la fragua, de la creación humana como superación de la naturaleza; una creación reservada, no obstante, sólo a espíritus superiores. Última Hora.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

bellísimo el texto. faltó foto de las esculturas.

Juan Luis Calbarro dijo...

Gracias, Anónimo. Imposible de momento conseguir una foto sin derechos reservados; en cuanto salga el catálogo colgaré una, porque sin duda merece la pena.

azuldeblasto dijo...

Sí, se hubiera agradecido alguna imagen, porque el artículo es excelente.

Enhorabuena Juan Luis.

Juan Luis Calbarro dijo...

Está bieeeen. Aquí van algunos enlaces con fotografías y buenos textos sobre Sirvent. Reproducción de esculturas públicas en Palma: http://bloc.balearweb.net/post/187/5507, http://bloc.balearweb.net/post/187/8109.
Sobre la exposición de La Lonja (2003): http://www.exibart.com/Notizia.asp?IDNotizia=8938&IDCategoria=200, http://www.mallorcaweb.com/noticies/2003/12/les-escultures-de-sirvent-a-sa-llonja/.
Otro: http://www.arretsurlimage.com/SIR/artist.htm.
Menos da una piedra. Saludos,
Juan

leodegundia dijo...

Bueno, a veces llegar un poco tarde no es malo, así puedo visitar esas direcciones que nos das.
Un saludo y gracias

Anónimo dijo...

feliz año y feliz arte.

iluminaciones

un saludo